Pautas saludables para superar el síndrome post-vacacional

Pautas saludables para superar el síndrome post-vacacional

Para la mayoría de nosotros las vacaciones han llegado a su fin, y nos toca volver a la realidad.

Dejamos atrás el olor a mar, el aire húmedo, los ratos interminables tan sólo contemplando un paisaje, el olvido del reloj, y muchas cosas más… Para darle la bienvenida a los horarios, emails, coches, colegios y otras tantas tareas que llenan nuestro día.

¿Y qué ocurre? Pues que si no nos andamos con cuidamos, podemos caer muy fácilmente en el ya tan conocido “síndrome post vacacional”.

Esa apatía, tristeza, fatiga, ansiedad que nos genera el volver a todo lo que habíamos olvidado por unos días.

¿Cómo superarlo? ¿Cómo llevarlo mejor? ¿Cómo volver a una rutina “equilibrada” después de todos los desfases alimenticios?

Te damos algunas pautas que pueden ayudar a mejorar tus primeros días, semanas y meses tras la vuelta de vacaciones, a llevar una vida de nuevo más sana y equilibrada.

Recuperar y poner en orden nuestras horas de sueño: Durante las vacaciones es muy normal que tengamos desfases horarios en cuanto al sueño. No tenemos  necesidad de acostarnos pronto ni de madrugar. Ahora, toca de nuevo establecer nuestras horas normales de sueño, irnos poniendo el despertador para levantarnos e ir acostumbrándonos a estos horarios unos días antes de volver a trabajar.

Hacer deporte: Es un clásico tras volver de vacaciones. Los nuevos propósitos del mes de septiembre comienzan por apuntarse al gimnasio, irse a correr, natación… ¡Pero que no se quede tan sólo en un clásico! Es un hábito y una práctica muy saludable y muy recomendable para liberar la mente y por supuesto, físicamente. Nos ayudará enormemente en nuestro estado emocional. No sólo es posible yendo al gimnasio, podemos salir a correr al parque, seguir una tabla de abdominales y otros ejercicios de media hora que encontremos en Internet, y hacerlo en casa. Zumba, aerobic… ¡Miles de posibilidades!

Hidratarse tras el verano bebiendo agua. El sol y el calor del que quizá nos hemos excedido en estos meses, pueden dejar nuestra piel y nuestro cuerpo deshidratado. Es importante volver a la rutina añadiendo un hábito extra: Beber un litro de agua al menos al día, para volver a poner nuestro cuerpo y piel en orden

Una dieta equilibrada y sana: Sin duda, uno de los excesos que cometemos en vacaciones, es en cuanto a la alimentación. Comemos sin pensar, muchas veces al día, o quizá nos pasamos en la cantidad de comida que tomamos al día y sin mucha calidad en su elaboración.

Ahora toca volver a una dieta sana. Para ello, es una gran recomendación, el organizar nuestro menú semanal, escribirlo y organizarlo para saber lo que comprar cuando vayamos a hacer la compra. No comprar cosas innecesarias, caprichos que no nos favorecen, o productos al azar.

En toda nuestra dieta, todos los días del año, pero especialmente en estos meses tras la vuelta, es imprescindible que tengamos alguna presencia del verde (ensaladas o verduras) en nuestras comidas y piezas de fruta fresca.

Añade fibra a tu dieta para regular tu intestino y organismo que tantas veces se ve alterado por los consumos extras que hacemos en las vacaciones.

Reduce en la medida de lo posible el consumo de azúcar y carnes rojas por unas semanas y sustitúyelo por pescados ricos en omega 3.

Para las entrehoras, lo mejor: Frutos secos.

Y por qué no, lo decimos bajito… Pero ¡date algún capricho eventual para que no se te haga tan dura la vuelta! Unas pastas de té, un pastelito… siempre nos subirán el ánimo 😛

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al dejar un comentario en este post del blog de Embassy, debes aceptar nuestra Política de Privacidad. En ella, encontrarás toda la información al respecto.