Maridar con vino

Maridar con vino

Hablar de mezclas en gastronomía, es hablar en muchas ocasiones, casi de arte. Y es que saber mezclar sabores, aromas y productos, es una tarea en la que se requiere experiencia, creatividad y sabiduría.

Una de las mezclas por excelencias en la cocina, es sin duda, los maridajes con vino.

El término “maridar” es el arte de combinar productos y elaboraciones para potenciar su gusto y sabor o para crear nuevos sabores que hagan las delicias de todos los paladares.

Como no podía ser menos, el vino, acompañante de toda buena comida o cena, debía de ser un plato fuerte para maridar con ciertos alimentos y elaboraciones.

Es una bebida que por su intenso sabor y diferentes aromas, combina perfectamente con multitud de platos, y crea nuevos y deliciosos sabores. Pero, atención, no todos los vinos pegan y maridan con todas las comidas.

 

Te explicamos cuáles son los mejores maridajes entre vino y comida:

  • Con la carne roja: Ya su color, nos indica su vino perfecto: Los tintos. En este sentido, los riberas y riojas siempre son un acierto para estas carnes de sabor tan potente y que necesitan de un vino bien maduro.
  • Las carnes de ave y las frías: Le suele pegar un vino blanco y seco. Los vinos más fuertes como los tintos, pueden apagar el sabor de la carne que en este caso suele ser más suave que la roja.
  • Pescados: Es cierto que con los pescados, siempre se suele acertar con un vino blanco, pero no siempre tienen por qué maridar con un vino blanco, ni cualquier blanco. Por ejemplo, a los pescados blancos y a la plancha, le pueden pegar los verdejos, ribeiros o también un albariño.

Sin embargo, a pescados como el atún o el salmón también aceptan un rioja joven, por ejemplo.

  • Marisco: Con el marisco, el vino blanco es tu aliado, y los albariños nunca fallan.
  • Arroces: Sabemos que hay muchos tipos de arroces, pero por lo general, se suele maridar bien con vinos más bien afrutados pero no demasiado dulces. Los blancos secos suelen ir acordes con estas elaboraciones.
  • Postres: Para acompañar el dulce final de nuestras comidas, un moscatel o un oporto joven, suele ser siempre la mejor elección.

 

Estas son algunas recomendaciones básicas que suelen jugarnos buenas pasadas en esto del maridaje.

Pero como siempre, la puerta está abierta a nuevos experimentos y nuevas experiencias.

¿Quieres empezar a probar estos sabores? En nuestra tienda online, podrás probar y escoger vinos de primera calidad para testar en primera persona el placer del maridaje.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al dejar un comentario en este post del blog de Embassy, debes aceptar nuestra Política de Privacidad. En ella, encontrarás toda la información al respecto.