Los orígenes del vino

Los orígenes del vino

No hay elixir que levante más pasiones. Desde el antiguo Egipto llegan ecos de su existencia, en la primera obra de ficción de la literatura universal, 1800 a.C, se habla de un viñedo mágico, incluso la mitología griega le dio un Dios, Dioniso, más conocido como Baco.

Pero ya que no podemos hablar de los orígenes del vino con precisión… qué mejor que las historias que rodean a este misterio, entre ellas esta curiosa leyenda de pasión, amor y misterio:

Cuenta la leyenda que el Rey del Imperio Persa guardaba en tinajas las uvas de la cosecha. Una de estas vasijas quedo olvidada, pasadas unas semanas, la encontró un sirviente.  Al abrirla descubrió que las uvas se habían descompuesto en un líquido turbio, con un olor extraño. Por miedo a que fuese algo dañino, precintó el recipiente  y colocó un cartel que decía “VENENO”,  pronto el rumor de la existencia de veneno corrió por los pasillos de palacio.

Jamishid era una de las damas del Rey persa, su favorita según dicen. Hacía tiempo que sufría una fuerte depresión y decidió acabar con sus penas tratando de quitarse la vida. Bajó al depósito del castillo en busca de aquel veneno del que tanto hablaban y temían. Bebió el jugo de la uva y lejos de sufrir dolor, una sensación de felicidad y bienestar invadió su cuerpo. Corrió por los pasillos, cantando, bailando, feliz como nunca se le había visto antes.

La noticia de la milagrosa cura llego a oídos del Rey quién con un ego muy pequeño, decidió nombrar al milagroso vino Darou é Shah, “el remedio del rey”.

No hay que olvidar que esto no es más que una leyenda quizá basada en hechos reales, nunca lo sabremos. Pero sin duda se trata de una demostración más del amor de la humanidad a lo largo de la historia por esta exquisita bebida.

Por fortuna, lejos de considerarse un veneno, hoy en día se considera un placer beber un buen vino acompañando el aperitivo o la comida. Aunque existen numerosas guías y clasificaciones, en realidad no hay un vino que pueda considerarse el mejor, todo dependerá de los gustos de cada uno, del momento para beberlo y del maridaje elegido. En nuestras tiendas disponemos de personal cualificado para ayudar a los clientes a encontrar el vino adecuado para cada ocasión. Ya sea para una comida o una cena, para acompañar carne o pescado, en verano o en invierno… ¡que viva el vino!

 

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al dejar un comentario en este post del blog de Embassy, debes aceptar nuestra Política de Privacidad. En ella, encontrarás toda la información al respecto.