La Historia Detrás de las Rosquillas de San Isidro: Orígenes y Curiosidades

Rosquillas de San Isidro

La Historia Detrás de las Rosquillas de San Isidro: Orígenes y Curiosidades

San Isidro, el patrón de Madrid, es una figura venerada cuya festividad se celebra cada año el 15 de mayo. Esta celebración no solo es conocida por sus procesiones y festivales, sino también por un dulce muy especial que ha llegado a ser sinónimo de la festividad: las rosquillas de San Isidro. Conocidas en sus variadas formas como “listas”, “tontas” y “de Santa Clara”, estas delicias ofrecen una ventana a la rica historia culinaria de Madrid.

Las rosquillas “tontas” son quizás las más básicas, hechas de una simple masa de harina, huevos, azúcar y levadura, que luego se fríen hasta obtener un color dorado y se sirven sin más adornos. Las “listas”, por otro lado, llevan un paso adicional: están cubiertas con un glaseado de limón que les da un brillo atractivo y un sabor extra. Finalmente, las rosquillas “de Santa Clara” se distinguen por su cobertura de merengue, proporcionando una textura suave y dulce que contrasta deliciosamente con la masa más densa de la rosquilla.

La tradición de estas rosquillas se remonta a la época medieval, cuando se comenzaron a elaborar para festividades y celebraciones religiosas. Su asociación con San Isidro es más tardía, consolidándose en el siglo XVIII, cuando los madrileños comenzaron a celebrar la festividad de su santo patrón con más fervor. Los vendedores de comida y los panaderos veían en estas festividades una oportunidad para vender rosquillas a las multitudes que se reunían en los prados y alrededores de la ermita de San Isidro.

Las rosquillas no solo se consumen por su sabor, sino también como parte de la experiencia cultural y social de San Isidro. Comer una rosquilla en esta fecha es una manera de conectar con la historia de Madrid, una ciudad que se enorgullece de sus tradiciones y las mantiene vivas a través de sus festividades y gastronomía.

Cada año, las panaderías y pastelerías de Madrid, incluida Embassy, se preparan para esta festividad elaborando miles de rosquillas que se disfrutarán no solo en la ciudad, sino por todos aquellos que visitan durante esta época. En Embassy, hacemos las rosquillas utilizando métodos tradicionales que han sido perfeccionados a lo largo de los años, asegurando que cada rosquilla sea tan deliciosa como aquellas que se hacían hace siglos.

Así que, ya sea que prefieras las tontas, las listas o las de Santa Clara, disfrutar de estas rosquillas durante San Isidro es una manera perfecta de sumergirse en la historia y las tradiciones de Madrid. ¡No te pierdas la oportunidad de probar estas delicias históricas que son mucho más que un simple postre!

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al dejar un comentario en este post del blog de Embassy, debes aceptar nuestra Política de Privacidad. En ella, encontrarás toda la información al respecto.