Beneficios del vino

Beneficios del vino

Por si aún nos faltaba una razón más para disfrutar de esta selecta bebida, aquí la tenemos: El vino es beneficioso para la salud.

Así como amplia es su variedad, también así de amplio es su sabor y el gusto que tenemos por ingerirlo. El vino es una de las joyas que nos ofrece la tierra, y que durante años, hemos estado paladeando a fin de hacer nuestras comidas mucho más suculentas.

Es el acompañante perfecto para una buena cena, el aperitivo e incluso un postre. Sea tinto o blanco, no hay momento o celebración importante en la que no esté presente este derivado de la uva. Se ha hecho especialmente presente en la vida de los españoles, nación donde tenemos la suerte de tener exquisitas denominaciones de origen que exportamos al resto del mundo.

Como todos sabemos, no deja de ser una bebida alcohólica, y como todo consumo de alcohol, tiene que controlarse y tomarse en su justa medida. Pero, para nuestra suerte, el consumo de vino diario aporta grandes beneficios para nuestra salud y es recomendado por multitud de especialistas para prevenir ciertas enfermedades, siempre que por supuesto, su consumo sea moderado.  Te contamos estos beneficios, para hacer tu día un poco más feliz.

 

  • Previene enfermedades cardiovasculares: Esta cualidad que ofrece el vino sobre nuestra salud es una de las más ancestrales y conocidas. Tanto en hombres como en mujeres, beber una copa de vino al día siempre durante las comidas, hace que se reduzca el colesterol del tipo “malo” y aumente el “bueno”, reduciendo así la propensión a enfermedades coronarias y consecuentemente la mortalidad. El vino tinto, específicamente contiene polifelones que provienen de las cáscaras y las semillas de la uva que protegen el corazón.

 

  • Higiene y salud dental: Se ha comprobado científicamente que el vino, reduce la producción de estreptococos, bacterias que crean gingivitis, caries, además de evitar la caída de los dientes. El vino también hace que se perciban mejor los sabores que ingerimos debido a que es capaz de eliminar la sensación grasa de comidas como la carne, por sus cualidades astringentes.

 

  • Mejora la capacidad y actividad mental: Por sus efectos antioxidantes, el vino es anticoagulante y ayuda a los vasos sanguíneos a “relajarse” y funcionar mejor, lo que previene la degeneración de las arterias y todo ello fomenta el mejor funcionamiento de nuestro cerebro.

 

  • Mejora y equilibra nuestra presión arterial: El vino en la cantidad diaria de la que hablamos, una copa al día en la comida o cena, ayuda a bajar la presión arterial tras el consumo de estas, mientras que el consumo abusivo de alcohol tiene el efecto totalmente contrario.

 

  • Ayuda al sobrepeso y es “antigrasa”: El efecto de esta bebida, repetimos, en cantidades moderadas, ayuda al metabolismo y a reducir problemas de sobrepeso, ya que activa un gen que moviliza la grasa, favorece la digestión y ayuda contra la obesidad.

 

  • Evita la aparición de enfermedades neurológicas: Como la demencia o el Altheimer.

 

Además, mejora la piel, la visión (reducción de aparición de cataratas), previene el cáncer de próstata, mejora varices y demás enfermedades de circulación sanguínea, etc. Y sobre todo, nos hace un poco más feliz la vida. Saborear sus intensos sabores y crear maridajes de infarto con ciertos alimentos, hacen de nuestras comidas y cenas un momento clave del día. Para ello, pueden ser perfectos, un vino tinto como el Marqués de Murrieta Reserva  o el Viña Tondonia, ambos, vinos de lujo que puedes encontrar en nuestra Tienda Online.

Acompañar las comidas con una copa de vino, nos hace más exquisitos a la hora de elegir nuestros ingredientes, con lo que nos hace la vida en general, un poco más saludable.

 

 

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al dejar un comentario en este post del blog de Embassy, debes aceptar nuestra Política de Privacidad. En ella, encontrarás toda la información al respecto.